Los buenos cuentistas

Los buenos cuentistas

Los buenos cuentistas

A la hora de comprar, a nadie le gusta que le cuenten cuentos. Todos, a excepción de los que están muy aburridos, huimos despavoridos de los vendedores de humo; aquellos que nos envuelven en laberintos retóricos para “colocarnos” sus productos mientras nosotros, pobres clientes, tratamos de desenmarañar qué es exactamente lo que hemos adquirido y para qué sirve.

Pero lejos de ese tópico del vendedor de mentiras disfrazadas, lo cierto es que contar historias puede ser una excelente estrategia para llegar al consumidor (sin necesidad de engañarlo, claro está). Especialmente cuando la historia no es meramente un vehículo para convencer al oyente, sino que presenta valor en sí misma. Porque las historias, si son buenas, entretienen, emocionan, divierten y fidelizan, aun cuando detrás de ellas hay una marca o vendedor.

Los contenidos y la creatividad pueden y deben ser una de las principales vías para llegar a los consumidores. En el mundo del marketing, los grandes gurús ya hace algún tiempo que se han dado cuenta de ello, acuñando y dando protagonismo al denominado branded content (nuestro marketing de contenidos).

El branded content busca entretener al cliente, no venderle un producto; pretende que los consumidores participen de una experiencia, no de una marca. Y así, solo así, conseguirá conquistarlos sin que ellos apenas se den cuenta. Porque el mejor branded es el que casi ni se nota; el que pasa de puntillas dejando una gran huella.

En la práctica, todavía hay mucho que se puede hacer en este campo, terreno especialmente fértil para las buenas ideas.

¿Queréis que os contemos un (buen) cuento?

 

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.