Viernes Bizarro... Juegos Olímpicos

Viernes Bizarro… Juegos Olímpicos

A pesar de que desde el miércoles ya se vienen celebrado algunos partidos de fútbol femenino, hoy es la inauguración oficial de los Juegos Olímpicos 2016. Unos Juegos Olímpicos que no sabemos a vosotros, pero a nosotras nos da la sensación de que se llevan celebrando desde principios de año, con toda la cola que han traído.

En cualquier caso, hoy arranca este espectáculo perfecto para disfrutar de algunos deportes menos populares  y dormir la siesta con ellos. Por eso, en Oh My Word! no podíamos dejar pasar la ocasión de homenajear a esta competición mundial publicando un Viernes Bizarro deportivo. Estableciendo un paralelismo, esta pequeña introducción se correspondería al espectáculo inaugural, así que ponedle mentalmente música, color, coreografías, pirotecnia y todo lo que se os ocurra y a continuación ejerced de cuñados despellejando el resultado, que claramente no ha estado a la altura de las circunstancias. ¿Ritual completado? Pues estamos listos para empezar.

Aquí están los dos anuncios del Viernes Bizarro de hoy. Como siempre, son dignos de medalla. A quién le toca el oro y a quién la plata, lo dejamos a vuestra elección.

amo blanco, empleados negros

Sí, señorita Escarlata

 

Multiplica el rendimiento de tus equipos y maximiza el potencial de tus empleados

El primer competidor de hoy es Intel, que nos presenta una dosis del buen y clásico racismo blanco norteamericano. Porque en Intel saben lo que todos sabemos: los negros son una raza superior. Con esta afirmación, que queda probada en cualquier vestuario de gimnasio competición deportiva, en Intel se las apañan para regalarnos un viaje a los campos de algodón, presentando a 6 atletas como verdaderos esclavos postrados ante el patrón. Un patrón blanco, claro, porque todos sabemos que los negros no valen para ocupar ningún cargo importante. En caso de que os lo preguntéis, Obama es café con leche...

Obviamente, lo que más nos molesta de este anuncio a las chicas de Oh My Word! es el racismo implícito en el mismo, pero también nos parece triste que una idea que no es especialmente original, pero sí efectiva (la de mostrar la potencia de sus equipos y el aumento del rendimiento utilizando a atletas) se malogre de esta forma con una ejecución que no tiene excusa posible.

Michael Phelps en la bañera

Aquí, a remojo

El segundo competidor de hoy juega con ventaja, porque se ha agenciado como prescriptor al máximo medallista de la historia de los Juegos Olímpicos y, aun así, aquí estamos.

A las chicas de Oh My Word! este anuncio de Louis Vuitton con Michael Phelps siempre nos ha turbado y cuando pensamos en dedicar un Viernes Bizarro a las olimpiadas, esta fue la primera campaña que se nos vino a la cabeza. Porque vamos a ver; ¿por qué? Todo lo que nos plantea este anuncio es un gran por qué. No entendemos por qué Michael Phelps está en fardahuevos y con gafas en una bañera. No entendemos por qué esa bolsa Louis Vuitton está ahí tirada de cualquier manera sobre una toalla. No entendemos a qué viene la mirada bucanera del nadador. Y por encima de todo, no entendemos qué nos quiere transmitir la marca con este cuadro. Es tal el desconcierto que nos produce todo en general, que lo que menos importante nos parece es esa sospechosa burbuja que asoma entre las piernas del nadador, a medio camino entre la flatulencia acuática y la bañera desconchada.

Mientras vosotros os quedáis ampliando la imagen para examinar más de cerca la sospechosa burbuja, nosotras nos despedimos deseándoos unas felices siestas deportivas. Let the games begin!

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.