Viernes Bizarro... Vaya fauna

Viernes Bizarro… Vaya fauna

En más de una ocasión hemos usado en el Viernes Bizarro de Oh My Word! el término animales (y todas sus variantes), para referirnos a esos creativos publicitarios que, semana tras semana, nos deleitan con obras rocambolescas surgidas de lo más hondo y oscuro de su ser.

Hoy, sin embargo, hemos decidido ponernos literales y dedicar esta entrada a dos anuncios protagonizados por animales de verdad. De los del reino animal.

Vaya por delante que las chicas de Oh My Word!, como si de princesas Disney se tratara, tenemos una querencia especial por todo tipo de bichejos, con lo que criticar estos anuncios se nos va a hacer un pelín más cuesta arriba de lo habitual. Con todo, haremos de tripas corazón y daremos lo mejor de nosotras mismas. Va por ustedes...

 

Leon repeinado

El rey del estilo

Timotei. Estilo natural

Oyoyoy. En el primer anuncio de hoy nos encontramos con el señor León, que en esta ocasión más que nunca nos muestra con su porte y elegancia por qué ostenta el título de monarca de la sabana (que en la selva hay tantos leones como pingüinos en el Polo Norte).

Con este anuncio, los amigos de Timotei nos explican que su champú te proporciona un estilo de lo más natural. O al menos, tan natural como calzarle a un león un pelucón a medio caimo entre el estilo mod y una señora de las de chándal, tacones y revista Hola. Vosotros sabéis de qué señoras os hablamos.

En defensa de este anuncio diremos que el felino está de lo más favorecido con un corte y un acabado que le quita años y le añade sofisticación. Pero aun valorando esto, a las chicas de Oh My Word!, que por suerte o por desgracia cada día contamos con menos tiempo para peinarnos, nos gustaba más el peinado eléctrico-desenfadado primigenio del señor León. Nos hacía sentirnos mejor con nosotras mismas y con los pelos de locas de los peines que nos gastamos en temporadas altas de trabajo. Es lo que tiene...

Can bimbo

Estoy más bueno que el pan

hamster magdalena

¡Sacadme de aquí!

Croissant felino

Ya verás la tortícolis cuando te levantes...

Comes lo que tocas

El segundo caso de hoy es el de Lifebuoy y su jabón de manos. En esta campaña, “comes lo que tocas”, el fabricante de jabón quiso reforzar su mensaje poniéndose totalmente literal. Pero totalmente.

Lo primero que queremos hacer las chicas de Oh My Word! es agradecer a esta agencia y estos creativos que optasen por plasmar su idea con animales y no con culos, por citar un ejemplo aleatorio de cosas que todo ser humano toca con una frecuencia variable en función del ritmo intestinal de cada uno.

Dicho esto y a pesar de que el gato-croissant despierta toda nuestra ternura, tan dormidito él y aparentemente cómodo, desconocedor de las contracturas a las que deberá enfrentarse cuando despierte, y que el perrete parece bastante cómodo también en su formato Bimbo, hemos de reconocer que la creatividad del hámster-magdalena nos ha crispado los nervios. No podemos concentrarnos en el mensaje de la marca porque lo único que queremos hacer es liberar al pobre roedor de esa trampa en forma de molde de papel en la que está aprisionado. Miradle la cara de angustia, polos claviños de Cristo

Puesto que las chicas de Oh My Word! desconocemos hasta la fecha si nuestros lectores son amantes de los animales o por el contrario prefieren otro tipo de fauna, hemos considerado que este sería un buen momento para que nos lo contaseis. Y ya de paso, nos decís cuál es vuestro anuncio favorito de esta semana. ¿Hay trato?

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.